aceite de a masaje

Los aceites vegetales en los alimentos: Todo lo que necesita saber

Los aceites vegetales en los alimentos son una verdadera panacea para la piel de la cara, para el cabello, y el resto del organismo, cuando pueden ser tomados como suplementos. A continuación, te daremos todas las informaciones sobre sus propiedades.

Aceites vegetales

Argán

El aceite de Argán se obtiene procesando los granos de los frutos del árbol homónimo (cuyo nombre botánico es Argania spinosa). Esta planta que tiene su hábitat natural en las zonas semidesérticas del sur de Marruecos, en particular en la zona de Sous. Este el único lugar del mundo donde crece naturalmente sin la intervención humana.

El aceite de argán es muy apreciado por sus propiedades antienvejecimiento, cicatrizantes, reparadoras, protectoras y elastizantes. También posee  riqueza en antioxidantes, como la vitamina E, los ácidos grasos, y los flavonoides.

aceite de argán

Por último, un dato favorable ligado al cultivo del argán. Este ha dado un gran impulso a la economía del sur de Marruecos, hasta el punto de estimular la actividad del cultivo de árboles y la extracción de aceite. En dicha actividad, regularmente sólo participan las mujeres, y hoy se han convertido en verdaderas empresas.

Jojoba

El aceite de jojoba es extraído de las semillas de una planta bastante abundante que crece en el desierto, es en realidad una cera, pero su consistencia la coloca a menudo entre los aceites. Tiene una fragancia ligera y exótica, y está comprobado que la piel la absorbe rápidamente sin que quede ningún residuo graso.

En adición a lo anterior, también se puede decir que la jojoba es muy elástica, nutritiva, rica en vitamina E, tiene propiedades comparables al aceite de almendras dulces, pero es menos económico y es mejor para aquellos con tendencia a la piel grasa o impura, de hecho, tiene una composición química sorprendentemente similar al sebo. Finalmente, es excelente para el cabello. Curiosidad: el aceite de jojoba puro no tiene fecha de caducidad.

Coco

El aceite de coco a temperatura ambiente es sólido y blanco, pero simplemente sumerja la botella en agua caliente para devolverle su consistencia líquida y transparente. Su perfume inconfundible, que hace su uso particularmente placentero, es muy hidratante, pero deja rastros de grasa, lo que lo hace perfecto para aquellos con piel particularmente seca.

También se usa como compresa: por la noche, para los pies, y especialmente para los talones. Después de aplicarla y masajearla, añada más y luego use medias blancas de algodón para proteger los pies y fomentar la absorción.

aceite de coco

Como mascarilla antes de usar el champú, debe dejarse en el cabello seco por lo menos media hora. Este método dejarás tu cabello suave y muy brillante. El aceite de coco se conservará durante mucho tiempo.

Aguacate

El aceite de aguacate se obtiene de la pulpa del aguacate, su nombre científico es Persea americana porque proviene de una zona entre México y América Central, y se obtiene por prensado en frío de sus frutos. Su color varía desde el verde intenso al amarillo ácido.

Aún poco conocido y usado, es en realidad muy efectivo y sobre todo versátil. De hecho, gracias a su alto contenido en vitaminas A, D y E, a la presencia de lecitina, potasio, proteínas, betacaroteno y más del 20% de ácidos grasos insaturados esenciales, el aceite de aguacate es una verdadera panacea energizante, antienvejecimiento y vigorizante.

Sus usos son los mismos que los del aceite de almendra dulce: es decir, un poco para todo, en cualquier momento. Excelente también la mezcla de estos dos aceites, que se potencian mutuamente.

Almendras dulces

El aceite de almendras dulce, también conocido y apreciado por sus propiedades elastizantes y antiinflamatorias, está indicada durante el embarazo para prevenir las estrías, y más tarde para el masaje del bebé. Tiene un olor dulce y agradable, su textura es fluida y no deja la sensación de piel grasosa.

También este aceite es rico en vitamina E, proteínas, antioxidantes y ácido oleico, tiene un buen poder hidratante. Además, pocas personas saben que es útil para combatir la caspa y el eczema. La única contraindicación es para los alérgicos a las nueces, de lo contrario es muy bien tolerado.

Un uso alternativo es como desmaquillador, simplemente se frota sobre la cara y los ojos con un algodón.

Oliva

En cuanto al aceite de oliva, podemos aventurarnos y decir que está en todas las casas, así que es muy fácil de encontrar. También funciona muy bien en términos de versatilidad: si no fuera por el fuerte olor que lo distingue, podríamos usarlo tranquilamente como nutriente en la piel del cuerpo y la cara, pero también en el cabello (ideal como base antes del champú).

aceite de almendra2

En cuanto menos se procesa, más mantiene sus propiedades beneficiosas, hidratantes, nutritivas y -poco conocidas- desintoxicantes, especialmente si se extrae en frío.

Si es orgánico, o de pequeñas empresas certificadas, significa que no se han utilizado pesticidas en las plantas, por lo que es aún más puro. Dentro de los cosméticos, por lo tanto, diluido, pero aún activo, juega un papel importante gracias a su contenido de ácido oleico.

Rosa Mosqueta

Obtenido a partir del prensado en frío de las semillas contenidas en las bayas de la planta. Sin dudas, es uno de los aceites más preciados, ya que es un agente muy eficaz para el envejecimiento.

Tiene propiedades curativas, antiarrugas, nutritivas y regeneradoras, gracias a su riqueza en vitamina A y ácidos grasos poliinsaturados.

Se puede usar para calmar quemaduras, erupciones solares, para hacer menos evidentes las estrías. Pocas personas saben que el aceite de rosa mosqueta también está disponible como suplemento dietético, en forma de perlas gelatinosas, y es una panacea para mantener la belleza de la piel desde el interior, pero no sólo: ayuda a proteger el sistema cardiovascular y el cerebro.

Ricino

El aceite de ricino encuentra su mejor aplicación como coadyuvante en la prevención de la caída del cabello, o el engrosamiento y crecimiento. Lo mismo ocurre con las pestañas, pero ten cuidado de no dejar que entren en contacto con tus ojos porque queman mucho.

Camelia

El aceite de camelia se extrae de las semillas de té (Camellia japonica o tsubaki, que no debe confundirse con Camellia chinensis o sinensis, de las que se extrae el té verde). Tiene un aroma con notas vegetales, moderadamente dulce, y un color verde claro.

Muy hidratante y nutritivo, tiene propiedades antienvejecimiento y reequilibrantes y también es versátil: gracias a su contenido en ácido linoleico y antioxidantes, es un comodín para la piel de la cara y el cuerpo y también para el cabello.

Por ejemplo, puede utilizarse sobre la piel todavía húmeda después de un baño o una ducha para hacerla suave y flexible; puede aplicarse como agente de pulido, revitalización y reestructuración sobre el cabello seco una hora antes del champú; o después del champú, sobre el cabello seco, incluso sobre el cuero cabelludo.

Germen de trigo

El aceite de germen de trigo es muy rico en vitamina E, se usa indiscriminadamente como suplemento dietético o se aplica a la piel y el cabello. Hidratante, regenerador, antienvejecimiento, es una verdadera panacea especialmente para la piel seca o dañada, porque estimula la formación de nuevo colágeno.

Se absorbe rápidamente, aunque es bastante denso y no deja rastros grasos, pero tiene un olor bastante pronunciado, por lo que es una buena idea mezclarlo con aceite de jojoba o aceite de almendra dulce, por ejemplo. Debe ser almacenado en el refrigerador, para que conserve sus propiedades, pero en cualquier caso por períodos

Semillas de lino

El aceite de semilla de lino se obtiene exprimiendo las semillas secas y puede utilizarse con grandes ventajas, así como para pulir y fortalecer el cabello, especialmente como suplemento, sólo una cucharada al día y también sabe bien.

Muy rico en Omega 3, es aún más beneficioso, comparado con el aceite de pescado, para el sistema cardiovascular y las funciones cerebrales. Y eso no es todo: el aceite de linaza ayuda al tránsito intestinal, estimula la producción de colágeno, mantiene el colesterol bajo control y alivia los síntomas del Síndrome de Sjogren, una enfermedad del sistema inmunológico que causa sequedad ocular y oral.

Las semillas de sésamo

El aceite de sésamo es considerado como un agente por excelencia contra el envejecimiento, debido a que contiene sustancias químicas que sirven como antioxidante y regenerador de las células muertas de la piel.

Además, se afirma que dichas semillas contienen una gran cantidad de nutrientes con vitamina E, complejo B y sobre todo proteínas. Estas características lo convierten una de las alternativas principales para el uso en la cocina, debido a los grandes beneficios que posee para la salud en la piel.

Del aceite de sésamo obtenemos un ingrediente activo con las mismas características, en una versión concentrada y más potente. El aceite de sésamo es excelente para masajes, ya que hace que la piel sea suave y sedosa, previniendo las estrías.

En conclusión, si necesitas mantener tu piel y tu pelo de manera saludable, te recomiendo utilizar cualquiera de los aceites antes descritos. Ahora bien, estos consejos no sustituyen las prescripciones médicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *